La gran familia de Besangha Yoga fuimos los afortunados de traer a Madrid el evento Yoga Day de Amnistía Internacional en el año 2014, en apoyo a las mujeres y niñas víctimas de violencia de género en todo el mundo. Un regalo poder compartir y enviar tanta luz con todos vosotros. GRACIAS.

(A continuación, encontrarás un fragmento de la entrevista realizada a través de la red profesional de mujeres Womenalia. Lee el artículo completo siguiendo este enlace.)


En noviembre de 2014, Besangha Yoga celebró junto a Amnistía Internacional, una nueva edición de Yoga Day, bajo el mantra “Los derechos de las mujeres y las niñas necesitan un cambio de postura” #cambiodepostura. Esta cita solidaria demuestra que “el espíritu del yoga va mucho más allá de la práctica en la esterilla y que se proyecta por una acción desinteresada. Desde hace 4 años, el objetivo de la recaudación es la sensibilización de la población en torno a la defensa de los derechos humanos de todas las mujeres y niñas que sufren cualquier forma de violencia contra su integridad.

WOMENALIA.- ¿Qué es Besangha Yoga?

MARÍA– Somos una comunidad de profesores y estudiosos de yoga al servicio de las personas. Trabajamos colaborativa y desinteresadamente por llevar esta disciplina a lugares no convencionales como oficinas, empresas, escuelas y residencias, entre otros, y allí donde creemos que podemos aportar herramientas para mejorar la calidad de vida. Nuestra visión espiritual se alinea dentro de la comprensión de una evolución consciente, sin juicios, y el compromiso hacia una formación libre y abierta.

W.- En los últimos años la demanda de clases de yoga ha ido en aumento, ¿a qué se debe esta tendencia?

M.– Son muchas las razones que llevan al incremento de esta demanda. Entre otras, podemos interpretar que el hombre y la mujer contemporáneos no han encontrado la felicidad pese a los visibles avances tecnológicos, científicos, o teóricos. La búsqueda de sentido es una constante que se manifiesta a lo largo de toda la historia de la humanidad, y las preguntas “quién soy”, o “qué hago aquí”, siguen sin responderse. El yoga produce un cambio radical respecto a cómo nos sentimos frente a la ausencia de respuestas. En la actualidad, las migraciones de poblaciones entre oriente y occidente, han permitido la formación de una cultura hecha de infinitos matices.

1411-ent-besangha-yoga

W. ¿Qué beneficios reporta el yoga a nuestra vida?

M.– En yoga se demuestra que el cuerpo que conocemos está formado a la par por tres envolturas o vehículos. Desde una perspectiva integrativa, el yoga aporta beneficios a los tres cuerpos: “físico”, “sutil o energético”, y “causal o espiritual”. En Occidente, sabemos que las posturas (“asanas”, en lengua sánscrita), dan flexibilidad articular, protegen el corazón, combaten el insomnio y el estrés, y previenen enfermedades. Todos ellos son beneficios sobre el cuerpo físico. Adicionalmente, la práctica de otras técnicas energizantes de yoga como la meditación, la relajación, el pranayama o la nutrición consciente, alimentan una mente equilibrada, y en paz, mejoran la capacidad intuitiva y rebosan tu sensación de positivismo y energía. Estos beneficios afectan a los cuerpos sutil y causal.

“A corto plazo, incorporar una o dos sesiones de yoga laboral a tu empresa, permite que el trabajador consolide un buen estado de salud general”.

W.- ¿Cómo se aplica el yoga en el entorno laboral?

M.– La adaptación de las herramientas del yoga al entorno laboral es un gran avance de la sociedad contemporánea. Hay que recordar que el trabajo es la actividad principal del individuo activo, y de manera inconsciente se pasa más de la mitad del día desconectado de la postura corporal que se adopta, los ritmos de la respiración, y las alteraciones mentales o emocionales. A corto plazo, incorporar una o dos sesiones de yoga laboral a tu empresa, permite que el trabajador consolide un buen estado de salud general, previniendo adecuadamente la aparición de enfermedades, mejorando el ambiente laboral, y asegurando un mejor rendimiento y eficiencia en todos los campos. A largo plazo, el yoga enseña técnicas de visualización positiva y meditación. En la visualización positiva empleamos la mente creativa para dar forma a una imagen clara de algo que deseamos que se materialice. Meditar es estar presente aquí y ahora, el hecho de tomar conciencia que pasa por nuestra mente es una forma de “darse cuenta” y conectar con el corazón.


>> Lee el artículo completo haciendo click en este enlace.